Andalucía Típica

InsigniaBRONCE2018

Documento del Fuero

Fuero divulgativo La Carolina Página 01

Descargar Fuero

Solicitud de pista

Descargar solicitud en pdf

Portal de Transparencia

01 transparencia-municipal-370x278

Para recibir información municipal en su e-mail suscribase

Administración Electrónica

ue ae

lacarolinaaquiyahora.es

NUEVAS AYUDAS

 

Gestiones para rehabilitación de viviendas
Viernes, 14 de Octubre de 2011 09:32

 

Gallarín llama embustero al delegado de obras públicas por negar que el alcalde le ha solicitado reuniones oficialmente

El regidor de La Carolina llamará hoy de nuevo a Valdivielso para analizar el problema de la rehabilitación de viviendas en la ciudad

“Los jiennenses no merecen que los represente un político embustero”. Así define el alcalde de La Carolina, Francisco Gallarín, al delegado de obras públicas de la Junta de Andalucía, Rafael Valdivielso, tras asegurar éste que no había recibido ninguna notificación del regidor para mantener una reunión en la que analizar la problemática de la rehabilitación de viviendas.

 

Gallarín asegura que le ha remitido tres correos electrónicos que han sido leídos en la delegación, lo que implica un acuse de recibo. El primero se envío el 1 de septiembre pasado. En el tercero, enviado recientemente, el 5 de octubre, se reitera la petición de entrevista para abordar la situación de viviendas de las calles Picasso y Aurelio Muñoz, de La Carolina, y de la calle Muradal, de la pedanía de Las Navas de Tolosa.

El alcalde añade que mañana, día 14 de octubre, intentará conversar telefónicamente con el delegado para fijar una fecha definitiva a la entrevista, al objeto de resolver la situación, toda vez que la delegación no ha llevado a cabo actuaciones fijadas en el plan de rehabilitación de 2009.

Respecto a la crítica vertida por el delegado contra el alcalde, al que Valdivielso acusa de buscar el enfrentamiento con la Junta, Gallarín replica que él no ha sido elegido por los carolinenses para mantener disputas políticas, sino para gobernar la ciudad. “Lo que sucede”, explica, “es que gobernar la ciudad implica evitar que la administración autonómica discrimine a La Carolina”.