sede web copia

ue ae

Solicitud de pista

Descargar solicitud en pdf

Batalla Navas de Tolosa 2019

Cartel Batalla Navas 2019 r

Ver programa

III Certamen de teatro de calle "Navas de Tolosa"

Descargar bases en pdf

I Certamen literario de relato breve y microrrelato "Isabel Jiménez Pérez"

Descargar bases en pdf

Boletin municipal

Boletin Municipal

Como solicitar certificado digital (Empresas)

Descargar manual en PDF

Escuela Municipal de Deportes

Descarga inscripción

Andalucía Típica

InsigniaBRONCE2018

Punto de Información Catrastal

pic

El Ayuntamiento de La Carolina

cuenta con un punto de

información catrastal

Documento del Fuero

Fuero divulgativo La Carolina Página 01

Descargar Fuero

Portal de Transparencia

01 transparencia-municipal-370x278

Para recibir información municipal en su e-mail suscribase

lacarolinaaquiyahora.es

NUEVAS AYUDAS

 

CEMCI

logo-cemci

El alcalde desea un próspero año nuevo a los carolinenses
Martes, 31 de Diciembre de 2013 16:58

Nadie está obligado a creer que 2014 será mejor que 2013. Pero será mejor.  No es una predicción, sino una certeza, queno está apuntalada en el optimismo infundado, sino en el análisis de la realidad. Una realidad que invita a ser ligeramente optimista porque las cosas han cambiado respecto a 2013. España ya no se asoma al abismo, aunque, cierto es, todavía camina con lentitud hacia la recuperación, lastradafundamentalmente por el desempleo, que es también elprincipal de los problemas sociales de La Carolina.

 

A ningún carolinense se le escapa que, como en el resto del país, la crisis económica ha incidido negativamente en su ciudad, donde, por ejemplo, se han cerrado fábricas, con la consiguiente repercusión en el empleo. Aún así, la acción municipal, ha amortiguado el problema. Me refiero al pago de la deuda contraída por el Ayuntamiento con los proveedores. Una deuda que este equipo de gobierno no ha incrementado, sino que, antes bien, ha reducido durante la legislatura.  El pago a las empresas a las que adeudaba dinero consistorio ha permitido a las mismas permanecer en el mercado y, en consecuencia, mantener el empleo.

He de admitir que 2013 ha sido un año extremadamente difícil, si bien es el año en el que han sentado las bases para la recuperación.  Entiendo que haya un lógico escepticismo ciudadano al respecto, porque desde 2007 cada ejercicio ha empeorado al anterior, pero lo cierto es que los parámetros macroeconómicos empiezan a ser positivos.  Y no hay que olvidar que la macroeconomía es a la microeconomía lo que el supermercado a la despensa. Sin el primero, no habría alimentos en la segunda. Sin la reducción de la prima de riesgo, sin el control del gasto, España estaría ahora en la bancarrota.

Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de despedir a 2013 y de recibir a 2014, que es un año en el que los síntomas positivos deben de traducirse en un crecimiento moderado. Un crecimiento que debe de repercutir en la actividad industrial de La Carolina, entre otras cosas porque esta ciudad es un magnífico destino para las empresas y cuenta con unnúmero considerable de firmas  capacitadas, por su alta cualificación, para abrirse camino en el mercado internacional.

Quiero que sea así, pero es que, además, estoy convencido de que será así. Un ayuntamiento que formula deseos es porquetrabaja para conseguirlos.  Durante 2013 el equipo de gobierno ha desarrollado una gestión encaminada a propiciar un futuro digno a los carolinenses. No sólo en el ámbito industrial o del empleo, sino en todas las áreas de gobierno.La austeridad no nos ha impedido ser ambiciosos porque La Carolina merece lo mejor. Y lo mejor requiere, en ocasiones,más ideas que dinero.

Así, hemos trabajado para incrementar el turismo, hemos potenciado el carnaval, aumentado las actividades culturales, ayudado a centenares de familias a través de los servicios sociales, y realizado obras en los colegios, en el cementerio, en las instalaciones deportivas.  También hemos estrechado las relaciones con los diversos colectivos que aglutinan a la sociedad carolinense.

Por todo esto estoy convencido de que 2014 será el año de la recuperación. Aún tardaremos tiempo en alcanzar una velocidad de crucero que nos permita afrontar con más seguridad el día a día, pero sé que poco a poco la confianza retornará a los carolinenses. Y, con ella, la prosperidad. Feliz año nuevo.